viernes, 7 de febrero de 2014

Tercer aniversario del Centro de Innovación y Tecnología CIT - UPC

El pasado 27 de enero se celebró el tercer aniversario del Centro de Innovación y Tecnología CIT de la Universitat Politècnica de Catalunya (CIT UPC).


La Fundación CIT UPC nació en 2011 como una entidad sin ánimo de lucro y con personalidad jurídica propia, dependiente de la UPC, con el objetivo de poner la capacidad de investigación universitaria al servicio de las Empresas.

La misión de CIT UPC es apoyar la capacidad innovadora de les empresas, mediante el conocimiento tecnológico diferencial generado en los Centros de I+D de la UPC, miembros de CIT, el desarrollo de actividades de I+D y su aplicación, como herramientas de competitividad.




CIT UPC sirve a los objetivos de la Universidad Politècnica de Catalunya en el fomento de la investigación y de la innovación, y contribuye a su difusión y a la prestación de servicios científicos y tecnológicos a las Empresas.

De hecho, los Centros de la UPC miembros de la red TECNIO de la Generalitat de Catalunya han sido un factor clave del desarrollo del Sistema Catalán de Transferencia de Tecnología y su arraigo en el tejido económico y social.

En conjunto los 20 centros que conforman CIT UPC han generado una actividad de 18 millones de euros (2012) de los cuales el 57% proviene de Convenios de I+D con Empresas.

Desde hace unos meses mantienen un blog hermano sobre innovación, y una cuenta de Twitter en la que hablan sobre innovación en castellano e inglés: @CIT_UPC.

Toda la información en el siguiente enlace.


lunes, 3 de febrero de 2014

Alfonso Jiménez Rodríguez-Vila, presidente y fundador de Cascajares: “Innovar y exportar van unido en el sector alimentario”

Innovar no solo es posible, sino básico, en un sector tan consolidado como la alimentación o los platos preparados. Cascajares impulsa cada año varios nuevos productos, algunos de ellos premiados en el exterior. Según su presidente y fundador, exportar va de la mano de la creatividad y la innovación. 

Igor Galo

¿Qué es para ti la actitud innovadora?

La innovación es el motor de una empresa hoy en día, hay que ser innovadores para ser diferentes, ser diferentes para no convertirse en prescindibles. La crisis ha supuesto un cambio y las empresas nos hemos tenido que adaptar. La mejor arma para esta adaptación que hemos tenido que afrontar es la innovación, sin duda alguna. Es un elemento que tiene que estar ya impregnado en el ADN de cualquier compañía. En Cascajares todos tenemos actitud innovadora. 

El pavo de acción de gracias de Cascajares como producto más innovador por el Consejo de Transformación Agroalimentaria de Quebec...

La idea del Pavo de Acción de Gracias surgió cuando se juntaron dos cabezas locas como es la mía y la del cocinero José Andrés. Decidimos elaborar un plato tan típico americano como es el Pavo de “Thansgiving” con el valor añadido de la comodidad y la rapidez, tal como hacemos en España con nuestros asados. Fue un trabajo duro pero apasionante, ya que empezamos de cero para crear un producto que sería el primero del mercado con su calidad. A la vez que íbamos dando forma a la receta del Pavo y sus seis guarniciones estábamos elaborando toda la imagen y diseño. Ya llevamos dos años comercializándolo y las opiniones no pueden ser más positivas, además del premio en Canadá nos otorgaron el Premio Nacional de Marketing por todo el desarrollo y lanzamiento del producto. 

¿Cuándo invierte Cascajares en innovación? 

Estamos invirtiendo el 4% de nuestra facturación en el departamento de I+D+i. 

¿Cuántos productos nuevos han lanzado en 2013?

El año pasado hemos presentado varios productos nuevos para hostelería y hemos realizado mejoras productivas en varios. Por ejemplo hemos presentado un codillo de cerdo ya cocinado o unas carrilleras de ciervo confitadas en su propio jugo. 

¿Se puede innovar en un sector tan maduro como la alimentación? 

Por supuesto, siempre se pueden adaptar los productos a las nuevas necesidades del mercado, además lo bueno de la gastronomía es la increíble diversidad que existe entre diferentes países. Siempre es necesario adaptarse. Por ejemplo nosotros tenemos una fábrica en Canadá y nos tuvimos que adaptar a los gustos culinarios de los canadienses, adaptando nuestros productos y preparando con nuestro conocimiento adquirido diversas novedades para el continente americano. 

¿Qué relación existe entre innovar y exportar en este sector? 

Podríamos decir son dos términos que van unidos. Es muy difícil poder exportar a un país la misma comida que funciona en el tuyo. Hay excepciones pero como hemos dicho cada zona tiene una diversidad gastronómica y hay que innovar para adaptarse a ella. La gastronomía es la punta de lanza de la marca España. En todo el mundo conocen nuestra gastronomía y a nuestros cocineros. Cuando fuimos a Canadá todo el mundo nos preguntaba por las tapas y nuestros cocineros son referentes mundiales (Adriá, José Andrés, los Roca,…). Creo que tenemos una ventaja y hay que aprovecharla. 

¿Cómo fomentar la actitud innovadora en su empresa? 

Es fundamental que la gente no tenga miedo a expresar su opinión, a presentar sus idea. No hay que ser “creaticida”, lo ideal es que todo el mundo pueda exponer sus ideas, aunque sean imposibles, porque eso fomenta la innovación.

miércoles, 15 de enero de 2014

Financiación de la UE para innovar en tu modelo de negocio

Si eres una PYME y quieres cambiar tu modelo de negocio, estás de enhorabuena. La Comisión Europea abre una convocatoria de ayudas específicas para PYMEs con el objetivo de introducir la innovación en sus modelos de negocio.


Rocío Castrillo 

Un modelo de negocios es la forma en la que las empresas generan su negocio, es decir, genera ingresos. El modelo de negocios indica explícitamente cómo la empresa genera beneficios mediante su posicionamiento en la cadena de valor. 

Muchos modelos conocidos y que se aplican genéricamente han sido desarrollados para grandes empresas y pueden no adecuarse a las necesidades de las pequeñas, ni permitir la introducción de nuevo conocimiento sobre modelos de negocio. 

Por esta razón, la Comisión Europea abre una convocatoria de ayudas específicas para PYMEs con el objetivo de introducir la innovación en su modelo de negocio. Son especialmente bienvenidas para esta convocatoria las PYMEs de sectores tradicionales, como por ejemplo industrias manufactureras, los sectores más enraizados a la historia europea, como los de patrimonio cultural, así como nuevos sectores de servicios e industrias creativas, y la economía social. 

Las ayudas se otorgarán en tres fases: 
  • En la primera fase, se concederán ayudas de 50.000 a un total de 8 empresas para el desarrollo de un plan de viabilidad para la generación de la innovación en el modelo de negocio. Los proyectos deben durar unos 6 meses. 
  • En la segunda fase, se desarrollarán proyectos de innovación para abordar el reto de la transformación del negocio. En este caso, las propuestas pueden solicitar una financiación entre 0,5 y 2,5 millones de Euros (hasta el 70% de los costes) y deben durar entre 12 y 24 meses. Se financiarán 2-4 proyectos en esta categoría, aunque se pueden presentar propuestas sin haber obtenido ayuda en la primera fase (con un plan de negocio desarrollado por otros medios). 
  • En la tercera fase, las PYMEs seleccionadas en las fases anteriores se beneficiarán de apoyo indirecto así como de acceso a las facilidades financieras para financiación de riesgo provistas por este programa. 
Durante las fases 1 y 2, se proporcionará a los proyectos seleccionados apoyo de coaching y mentoring a través de la Red Enterprise Europe Network. 

Las propuestas se pueden presentar desde diciembre hasta 2015, con cuatro fechas límite previstas en 2015 (18/03, 17/06, 17/09, 16/12). Más detalles para presentarse en el Portal del Participante de la Comisión Europea: Fase 1 y Fase 2.

Para más información sobre esta convocatoria, puede contactar con el Punto Nacional de Contacto del Reto 6, “Europa en un mundo cambiante: Sociedades inclusivas, innovadoras y reflexivas”, parte del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea.

miércoles, 8 de enero de 2014

¿Se puede sistematizar la innovación? Definitivamente sí

La idea de que la innovación procede de un momento de inspiración o de genialidades innatas está bastante difundida. Pero los expertos aseguran todo lo contrario. Con entrenamiento es posible innovar e incluso hacerlo de forma sistemática, por paradójico que parezca. 


Igor Galo 

Podría parecer que “sistematizar” e “innovar” son dos ideas opuestas. Pero lo cierto es que se puede sistematizar la innovación. Al menos eso opinan los tres expertos que hemos consultado para dar respuesta a esta cuestión 

Para el profesor de ESADE experto en innovación Xavier Ferras"la innovación es un proceso de negocio que se puede y se debe sistematizar, como cualquier otro proceso de negocio. ¿Cómo? Asignando un responsable, dándole poder y recursos (patrocinio desde la alta dirección), marcando un timing (cada cuándo lanzamos innovaciones incrementales, cada cuándo disruptivas), midiendo el proceso (recursos invertidos, beneficios obtenidos), y mejorándolo de forma permanente".

Un opinión compartida por Silvia Leal, profesora de Innovación de IE Business School: “por supuesto, se puede sistematizar. El método Innova 3DX, del que ya se han hecho eco numerosos medios internacionales como Forbes, y muestra cómo gestionar con eficacia la energía creativa utilizando como base tres ejes fundamentales: el ecosistema creativo, el potencial innovador y la pasión”.

Xavier Marcet, experto en innovación y presidente de la consultora LTC, opina en el mismo sentido. “La innovación y la creatividad crecen con el entrenamiento. Cuando las empresas empiezan sus procesos de ideación su creatividad es bastante más mediocre que a medida que van entrenando. La lateralidad implícita en la creatividad, la conexión de puntos no obvios es algo puede mejorarse significativamente entrenando”.

jueves, 2 de enero de 2014

Proezas innovadoras: Estrategias de liderazgo para acelerar el crecimiento

George S. Day, director del Instituto Mack para la Gestión de la Innovación de Wharton School y profesor de Marketing de esta universidad norteamericana aborda en su último libro, "Innovation Prowess: Leadership Strategies for Accelerating Growth", las dificultades que los equipos directivos de las empresas suelen tener alcanzar los objetivos en cuanto a innovación. 

Igor Galo

Utilizando ejemplos prácticos de empresas como IBM, Lego, American Express, Nike, Amazon y Samsung, el autor crea un marco de reflexión sobre estas dificultades y esboza soluciones para superar e impulsar la innovación. Su tesis es que la innovación es una habilidad, que surge y va mejorando a medida que se practica, tal y como cuando se aprende a tocar el piano. 

Por todo ello la determinación y disciplina es la base de la innovación exitosa. Pero también es importante experimentar, ir más allá y tolerar el riesgo. Perder el miedo al fracaso puntual. Por algo dicen que no se puede aprender sin fallar, aunque sea una vez. La innovación es una combinación de habilidad y disciplina. 

El libro se puede comprar directamente en la web de la Universidad de Wharton en formato digital o en formato papel. 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Raúl Juanatey, Premio Fundación Altran para la innovación 2013: “En productos tradicionales, a las dificultades de la innovación se añade la inercia de lo ya existente”

El año pasado Raúl Juanatey quedó finalista del premio a la innovación de la Fundación Altran. Un “no éxito” que no ha impedido volver a intentarlo, esta vez con éxito, este año. Junto con su hermano Jesús han sido destacados este año por esta fundación gracias a un patinete reinventado que se puede impulsar sin poner el pie en el suelo. Ya busca inversores para comercializar el producto. 


Igor Galo

¿Qué es para ti la actitud innovadora? 

Creo surge de la curiosidad por conocer cómo funciona todo lo que nos rodea, de ahí vienen luego las ideas de cómo sería posible mejorarlo. 

El año pasado fuiste finalista de los premios de innovación Altran y este año han sido los ganadores. ¿Qué es más importante para innovar con éxito: el trabajo o la inspiración? 

El trabajo sin duda, la inspiración es algo de un momento, pero antes necesitas meses y años trabajando en aprender cómo funcionan los productos y los servicios, y alguno de ellos, que seguramente no tendrán ninguna relación directa, servirán de fuente de inspiración para la nueva idea. Después necesitas trabajar en simplificar, perfeccionar, y promocionar la idea para conseguir que pueda interesar a alguien y llegue a tener algo de valor. 

¿Con que proyecto ganaron este año el premio de innovación de Altran? 

Este año hemos ganado el premio Altran a la Innovación con un patinete en el que el usuario no realiza el impulso sobre el suelo, sino sobre una rueda auxiliar situada en la parte trasera y conectada a esta por un engranaje. El patinete mantiene las ventajas de los patinetes tradicionales, como compacidad, flexibilidad de uso, y operación similar a la de caminar, pero obtiene muchas de las ventajas de las bicicletas. 

La idea surge a raíz del proyecto que presentamos el año pasado, una “Estación de Autobuses de Doble Piso”, que permitía el acceso directo al piso superior de los Autobuses de dos alturas. En el proyecto, la estación servía de soporte para el aparcamiento de bicicletas, pero era una solución que no me convencía, por la pérdida de espacio y tiempo que suponía; llevar las bicicletas en el autobús tampoco era práctico por su tamaño; la solución ideal era el patinete, pero en su diseño tradicional tenía inconvenientes, y pensando en cómo solucionarlos surgió la nueva idea. 

Han diseñado un patinete innovador. ¿Es posible innovar en productos “tradicionales”? 

En este caso la innovación no sólo es sobre un patinete, sino que consiste en añadirle una rueda y un engranaje, que son dos productos que llevan miles de años funcionando. Un ejemplo claro sin salir de las ruedas serían las maletas; una maleta con ruedas nos parece algo natural y evidente, pero es algo que sólo lleva unas décadas con nosotros. Yo mismo, con 45 años, he cargado con maletas “al peso” y hacerlo me parecía lo más natural. 
Otro punto a señalar es que en productos tradicionales, a las dificultades de la innovación en sí se añade la inercia de lo ya existente, no sólo por parte de los fabricantes con sus inversiones acumuladas en desarrollo y producción, sino por parte de los propios consumidores: por ejemplo, asociamos las bicicletas a la movilidad urbana y los patinetes a cosas de niños, y usar un patinete para la movilidad urbana de adultos no nos parece natural. 

¿Están en la fase de buscar inversores? 

Sí, estamos en fase de búsqueda de inversores. Teniendo en cuenta que el patinete propuesto se puede desarrollar a partir de casi cualquier patinete, mi idea inicial es que sea desarrollado por los fabricantes de patinetes como un producto adicional de sus gamas de productos. La inversión en desarrollo final y en equipos de fabricación sería asumida por estos fabricantes. 

Además, por parte de Altran, al haber obtenido el premio, la compañía se encargará de ver todos los aspectos que incumben al desarrollo. En estos momentos se está configurando el equipo de expertos que asesorarán el proyecto durante un periodo de seis meses. 

Además de “innovador/inventor” también trabaja en una empresa solar. ¿Cree que las empresas fomentan el espíritu innovador de sus empleados? ¿Qué consejos daría? 

La energía solar es un proyecto en el que estoy empezando y me permite ver el otro lado de la innovación, y también las inversiones acumuladas en los productos presentes y los riesgos que se asumen innovando. Si intentas vender un equipo solar este mes, intentas pensar lo menos posible en sus posibilidades de optimización, y en que quizás en un año podrías conseguir un equipo con el doble de rendimiento. 

Si quieres innovar, no creo que tenga sentido quejarse de tu empresa, tu ciudad o tu país por no poder hacerlo, ya que tienes la oportunidad de elegirlos; la culpa en todo caso será tuya por no haber sabido elegir bien. El consejo que daría es el siguiente: tener cuidado con las barreras de salida que sin darnos cuenta nos vamos creando. 

lunes, 16 de diciembre de 2013

La creatividad y la innovación, factores que segmentarán el mercado laboral

La innovación y la creatividad son básicas para el desarrollo de las economías avanzadas, así como para mantener salarios y empleo en los países con mayor renta per cápita. Esta es una de ideas lanzada por los autores Thomas Friedman y Michael Mandelbaum en su bestseller “That used to be us”, en el que se analiza como los EE.UU. pueden recuperar el liderazgo económico mundial. 


Igor Galo 

Los profesores de Harvard, Katz y Autor, publicaron el 2010 el artículo “Grandes retos en el estudio del empleo y el cambio tecnológico” en el que desarrollaron la idea de la polarización del mercado de trabajo entre trabajadores cualificados y no cualificados, distinguiendo entre aquellos que desempeñan “rutinarias” y aquellos que desempeñan trabajo “no rutinarios” y por lo tanto no mecanizables. 

Un año más tarde, en 2011, Andy Kesller el gerente de un Hedge fund norteamericano publicó en Wall Street Journal un artículo titulado “Eat people: unapologetic Rules for Game-Changing Entrepreneurs” en el que proponía una división aún más simple del futuro mercado laboral. Una partición entre creadores y sirvientes, entre aquellos que crean valor e innovan y aquellos que sirven a los creadores. 

Thomas Friedman y Michael Mandelbaum han refundido ambas ideas lanzando una nueva propuesta de clasificación del mercado laboral en su libre “That used to be us”, en cuatro categorías: 
  • Creative Creators, es decir, aquellos trabajadores de alta cualificación como abogados, los mejores doctores, los mejores actores, desarrollados de app, programadores escritores, profesores cuya actividad es única y no se puede mecanizar pero que, además, intentan ser creativos y cambiar su trabajo innovando de forma constante y añadiendo valor y diferenciación a sus productos o servicios.
  • Routine Creators. Su trabajo es creativo y de alta cualificación, y no puede ser mecanizado por el momento, como el caso de contables, médico, científicos, comerciales y cualquier otro oficio liberal y creativo pero, en este caso, sin buscar el cambio constante y el valor añadido. Hacen labores creativas pero utilizando una rutina establecida, no innovan.
  • Creative servers. Los "sirvientes" son generalmente profesionales poco cualificados que dependen de la demanda de los "creadores" y les ofrecen sus servicios como cafeterías, pasteleros hoteleros, masajistas, y otro tipo de servicios. Pero en el caso de los “creative servers” lo hacen de una forman “no rutinaria”, intentando innovar en el sabor de un pastel, con una técnica de masaje especial o con un ambiente diferente en la cafetería. También crear valor y diferenciación intentando innovar en su trabajo no cualificado, y diferenciando a este trabajo del resto y de la competencia.
  • Routine servers. Son los trabajos poco cualificados sin margen para innovar. Esto, además de poder ser mecanizados, sufren la mayor competencia global. 
Friedman y Mandelbaum, en el apartado "Who ate my job" de su libro, opinan que las economía desarrolladas como la de EE.UU, necesitan más “creative creators” y “creative servers”. Algunos pueden inventar un nuevo producto, otros reinventado un empleo ya existente y otros ofreciendo un servicio rutinario con excelencia y pasión, un toque personal o un nuevo enfoque. Pero todo cambiando los servicios, productos, procesos o el marketing utilizado hasta el momento. 

Y en cualquier caso según los autores, tanto en profesionales de alta cualificación como de baja cualificación, la clave es intentar ser creativos y no rutinarios para innovar y añadir valor. El resto de los segmento laborales, aquellos en los que se no se innovan, llevan años perdiendo poder adquisitivo y puestos de trabajo en los EE.UU. Y en el resto del mundo. Incluso el de los profesionales cualificados que, sin embargo, no innovan o no ofrecen un valor añadido.