lunes, 21 de enero de 2013

Entrevista a Gonzalo Martín-Villa, Wayraman: “Para hacer de ese espíritu innovador una cultura sostenible, necesitas un ecosistema”

Igor Galo

El Ceo de Wayra, la mayor iniciativa global de innovación y emprendimiento nunca lanzado por una firma española que en menos de dos años ya está presente en 13 países y apoya más de 170 start-ups, comparte con el blog de INNAC su visión sobre la innovación y la posición de España para desarrollarse en este campo. Wayra es una iniciativa que busca las mejores ideas de negocio en el entorno digital para hacerlas crecer mediante apoyo y puesta en contacto con financiación.

El lema de Wayra es “Las reglas no están escritas”, toda una declaración de su apuesta por la innovación.

Por supuesto. Nuestro principal objetivo es ayudar a que el talento pueda surgir y crecer desde cualquier lugar del mundo, y no sólo desde las “mecas”, como lo es por ejemplo, Silicon Valley para los emprendedores tecnológicos.

Hasta no hace mucho tiempo se decía que para ser exitoso, o desarrollar un servicio o producto innovador en la web, había que irse a los Estados Unidos. Irse significa no sólo dejar tu país, sino también dejar de ayudar a crecer a tu ecosistema, haciendo cada vez más difícil la cosa para los que quedan. Por este motivo en Wayra queremos cambiar esas reglas, y con mucho esfuerzo, y a paso constante, lo estamos consiguiendo en 12 países de Europa y América Latina.

¿Qué es para Gonzalo Martín-Villa la actitud innovadora?

Creo que es una fuerza que te mueve de manera constante a resolver problemas y buscar soluciones que no existen, o que otros ya han abandonado. Es un “gusanillo” que no te deja tranquilo hasta que consigues cambiar aquello que te incomoda.

Aunque claro, esa actitud también necesita de cierta dosis de inconformismo, y es eso de no quedarse contento cuando creemos que hemos llegado a esa solución. En Wayra lo aprendemos todos los días en nuestro trabajo junto a los emprendedores, ellos llevan esas ganas de cambio constante que contagia una pasión enorme por no quedarse en la zona de confort.

Por supuesto que a veces no resulta una tarea tan fácil, y exige un gran esfuerzo. Ya el hacer las cosas diferentes desafía esa inercia a la que nos terminamos acostumbrando y en la que nos toca a todos movernos. Por eso antes que innovar, lo que creo indispensable es tener esa actitud de cambio y desafío constante a lo tomado por establecido.

Tú te mueves por América Latina, Europa y España con Wayra. ¿Tienen nuestra sociedad espíritu “innovador” o preferimos hacer las cosas como siempre?

En lo personal creo que a veces escuchamos ciertos “mitos” sobre lo que no tenemos, hacemos mal o nos falta conseguir. Y éste es precisamente uno de ellos. En España hay muchísimas ideas y sobre todo, muchas personas que hoy están trabajando para cambiar decenas de sectores a un nivel global, yendo desde la gastronomía, la energía, el software o el negocio textil, por dar sólo algunos ejemplos.

Lo que sucede es que para hacer de ese espíritu innovador una cultura sostenible, necesitas de un ecosistema que permita, además de promover a las personas con buenas ideas y capacidad de cambio, que estas se integren dentro de cadenas de valor, accedan a capital de inversión y así alimentar el círculo. No me quedan dudas que ese espíritu crecerá cada vez más en España y es el que nos mostrará el camino para un mejor desarrollo.

El carácter innovador es un de los aspectos que tienen en cuenta a la hora de seleccionar los proyectos finalistas de Wayra. ¿Por qué?

Seguro, en Wayra buscamos de manera permanente proyectos o ideas que hagan las cosas de una manera diferente o que resuelvan un problema que aún nadie ha resuelto. En nuestra industria no es nada sencillo, pues puedes pasar por alto cuestiones que no puedes imaginarte. Esto nos obliga a mirar cada proyecto con detenimiento y mucha atención.

De todos modos, si bien este carácter innovador tiene un gran peso a la hora de seleccionar una startup para acelerar, en Wayra no sólo nos restringimos a eso. Está demostrado que el éxito hoy no pasa solamente por tener la idea, sino el equipo correcto para poder hacerla realidad. El factor humano es crítico y vital en esta industria.

Y muchas veces puedes encontrar buenas ideas pero en manos de personas que puede fallar al ejecutarlas. Emprender es una forma de vida que requiere de mucha pasión y fuerza para dejarlo todo.

¿Además de una gran función social, impulsar el emprendedurismo tecnológico, no es Wayra una forma de que Telefónica también tenga canales externos de innovación /desarrollo de ideas?

Por supuesto, estoy completamente de acuerdo. Wayra es una ventana donde Telefónica puede observar qué es lo que está pasando en el mundo de los negocios online y conocer, casi como en un laboratorio, qué fuerzas o tendencias pueden volverse masivas en un futuro.

Esto es fundamentalmente porque trabajamos con emprendedores que tienen una profunda voluntad de “dar la vuelta” a esos negocios pensándolos de manera distinta a la que las compañías más grandes pueden hacerlo, en general sin límites autoimpuestos o restricciones dadas. Comienzan a trabajar en un campo que es tan grande como quieran pensarlo, desafiándolo todo y con una cultura del riesgo que es muy diferente a la de una compañía ya establecida.

Para Telefónica esto resulta muy positivo, ya que no sólo puede conocer industrias o negocios que pueden ser parte de su oferta en el futuro, sino también conocer quiénes son los actores que los construyen.

Un consejo para los emprendedores o pymes que quieran lanzar un nuevo proyecto tecnológico innovador…

Cada vez que nos preguntan sobre cómo comenzar a innovar, recuerdo siempre los consejos que da Ferran Adrià, un gran amigo de Wayra y ejemplo claro de cómo se puede llegar a innovar desde España. Con una mirada muy natural dice algo así como que “a innovar se llega innovando”, y aunque parezca un juego de palabras, resulta completamente cierto.

¿Eres una pyme y crees que innovar no es para ti? Nada de eso. Tienes que empezar haciendo cosas que antes no hacías, como por ejemplo un inventario. ¡Eso es innovar! Ahí ya tienes el primer paso ganado. Muchas veces creemos que sólo pueden innovar los grandes y eso no es cierto. Es otra de esas reglas que parecen estar escritas y todos podemos desafiar.

Créeme que vale la pena intentarlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada