miércoles, 27 de febrero de 2013

Entrevista a Rafael Lainez, Ceo de Azken Muga: “Toda la innovación parte de micro-emprendimientos”

Desde su fundación en el año 1996 Azken Muga ha ofrecido soluciones hardware para los sectores profesionales del diseño, ingeniería, visualización avanzada y simulación. Hasta hace cinco años, las empresas relacionadas con la construcción eran sus principales clientes, pero su espíritu inquieto e innovador permitió a esta pyme cambiar de sector en el momento preciso y dar el salto a Brasil. El resultado es que hizo cambios, con éxito, al mercado de investigación y al cálculo científico al margen de la visualización. 


Igor Galo

¿Qué es para ti la actitud innovadora? 

En un plano empresarial, sería la predisposición a levantar la cabeza por encima de la multitud para comprender su comportamiento y buscar la manera de ofrecer servicios y productos particulares para necesidades comunes y reales. 

Azken hacía diseño de planos para el sector inmobiliario. Ahora se dedica a los efectos visuales para el cine. ¿Cómo fue el proceso del cambio? 

Hasta la segunda mitad de la pasada década, ayudábamos a empresas de arquitectura, obra civil o ingeniería a realizar su labor diaria suministrándoles sistemas que mejorasen su productividad. Todas estas empresas estaban relacionadas con el sector inmobiliario de una u otra manera. Cuando a finales de 2007 advertimos una depresión extraordinaria de la producción de infografía en arquitectura, reaccionamos para orientarnos a sectores de investigación, HPC, cálculo científico, además de potenciar el sector de empresas de efectos visuales (VFX) y animación 3D que ya conocíamos de la anterior etapa, y que considerábamos no iban a ser víctimas del estallido de la burbuja como así ha sido. 

¿Pueden ser las pymes más flexibles a la hora de innovar o adaptarse que las grandes empresas? 

Absolutamente. Toda la innovación parte de micro-emprendimientos, por tanto de microempresas, de hecho muchas de ellas unipersonales. Si una gran empresa ha innovado alguna vez, es porque tiene la capacidad de incorporar en su organización y apoyar con su músculo financiero, a microempresas capaces de levantar la cabeza diariamente por encima de la multitud. 

¿Cómo se fomentó este cambio entre los trabajadores y socios? ¿Hubo algún problema o resistencia al cambio? 

Cuando una organización es pequeña, la ilusión, la voluntad, el ánimo y, también el desasosiego, se trasmiten rápidamente entre todos sus integrantes. No hay que hacer ninguna terapia para estimularse: rápidamente se contagia esta sensación. Por eso hay que estar muy atento, también, al contagio de un sentimiento negativo, hay que administrar terapia rápidamente. 

Esta “innovación” o re-enfoque que realizaron ha sido fruto de la necesidad, pero ha sido un éxito. ¿Crees que se debería estar siempre abierto a la innovación? 

No creo que innovar sea fruto de una necesidad ni consecuencia de ella, innovar es una virtud humana, todos y cada uno en su medida, tenemos inquietud y voluntad de innovar. Tampoco creo que la innovación traiga como consecuencia implícita el éxito, sencillamente hay que poner en práctica y potenciar las virtudes humanas una de ellas es esta, innovar, hagámoslo, es condición humana. 

Azken Muga también está en Brasil. ¿Innovar en mercados es más difícil o más fácil que cambiar de sector/tipo de cliente?

No son acciones comparables, ciertamente entender otras culturas adecuarse a su ritmo, a otro carácter empresarial, a su “burocracia”, es una tarea ardua pero también muy emocionante. Brasil es un “país” complicado,es inmensamente grande y rico, quizás no en tecnología, pero si en cultura, diversidad, etc.

Pero en cualquier caso la internacionalización es algo a lo que todas las organizaciones se ven abocadas, cuando su mercado natural las estrangula, nosotros por ahora somos una multinacional con una capacidad inmensa de internacionalización, porque nos quedan 194 países que abordar. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada