miércoles, 24 de abril de 2013

Una empresa española patenta una tarjeta para guardar contraseñas digitales

Akrocard nació en 1996 como fabricante de tarjetas de plástico, y desde entonces ha ido cambiando e innovando al ritmo de los tiempos. Esta pyme nació en Barcelona y tiene ahora su centro productivo en Girona, desde donde exporta a todo el mundo. 

En este proceso de evolución e innovación constate, Akrocard ha ido saltado de la tarjeta de plástico, a la de banda magnética, el chip, la tarjeta sin contacto y, finalmente, a su último proyecto: una tarjeta chip que memoriza hasta 50 contraseñas y que vende con el nombre comercial de Safe Keeper. Un producto novedoso a nivel global que ha patentado. 
Consciente de que los ciudadanos tiene que memorizar cada vez más nombres de usuarios y contraseñas (la del trabajo, al del correo electrónico, facebook, claves para banca electrónica y otras muchas) la firma catalana ha desarrollado esta tarjeta para almacenar contraseñas de forma segura. De esta forma el usuario accede directamente a esos servicios sin necesitar sus claves. La tarjeta, además, también puede servir como almacén de huellas digitales y de otros tipo de archivos, a modo de USB. 

La SafeKeeperCard funciona siempre y cuando la terminal desde la que se accede, generalmente un ordenador personal o portátil, vaya equipado con lector de tarjetas chip. Algo no muy habitual en España, pero sí en otros países como Francia donde ya han vendido 150.000 copias de esta tarjeta diseñada y producida en Girona. Una innovación española llevada a producción que ya se vende en el exterior. 

Más información en http://www.safekeepercard.com/.

No hay comentarios :

Publicar un comentario